Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

domingo, 5 de febrero de 2017

Corte de apelaciones rechaza recurso presentado por el gobierno de Trump


En importantes ciudades de los Estados Unidos, la gente ha salido a las calles para demostrar su descontento con la orden ejecutiva de Donald Trump que impone reglas especiales en la admisión de personas de países con mayoría musulmana. La imagen es de Boston. Foto: Brian Synder/ Reuters.

En importantes ciudades de los Estados Unidos, la gente ha salido a las calles para demostrar su descontento con la orden ejecutiva de Donald Trump que impone reglas especiales en la admisión de personas de países con mayoría musulmana. La imagen es de Boston. Foto: Brian Synder/ Reuters.

Una corte de apelaciones de San Francisco rechazó este la solicitud presentada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, para restablecer el decreto del presidente Donald Trump que prohíbe el ingreso al país de ciudadanos provenientes de siete naciones de mayoría musulmana, informan medios de prensa.
La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, con sede en San Francisco, en California, negó la moción de urgencia presentada por el Gobierno que pretendía invalidar la suspensión temporal del decreto decidida el viernes por un juez federal de Seattle, informó DPA.
El Departamento de Justicia alegaba en su apelación que la decisión de la corte del distrito de Seattle supone un daño para la población, “cuestiona el juicio del presidente sobre seguridad nacional” y carece de análisis legal.
Los tribunales de apelación de los estados de Washington y Minnesota, los primeros que impugnaron el decreto de Trump, emitirán su oposición a la petición del Departamento de Justicia antes de la media noche de este lunes.
También se espera que Trump emita una respuesta en apoyo de la apelación de emergencia antes del lunes.
“Ganaremos”, había dicho Trump a los periodistas desde su resort de Mar-a-Lago en Florida tras interponer la apelación. “Por la seguridad de nuestro país, ganaremos”.
Trump también había cuestionado públicamente e incluso atacado indirectamente al juez de Seattle y su decisión. “¡La opinión de este supuesto juez, que fundamentalmente nos quita (la capacidad) de aplicar la ley, es ridícula y será anulada!”, tuiteó Trump. Los analistas consideraron un comportamiento poco común que un presidente cuestione la legitimidad y competencia de un juez abiertamente.
Trump emitió el 27 de enero un decreto que suspendía temporalmente el programa de refugiados estadounidense y prohibía la entrada al país a todos los ciudadanos de Irak, Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen durante 90 días, una prohibición indefinida para los refugiados sirios.
El videpresidente Mike Pence respaldó al presidente en una entrevista en televisión. Al ser preguntado si calificar a Robart de “supuesto juez” ponía en peligro la división de poderes que marca la constitución, respondió: “No lo creo, creo que los estadounidenses están acostumbrados a que este presidente manifiesta abiertamente su opinión”.
Trump dejó claro que para este Gobierno la seguridad de los estadounidenses está en primer lugar. “El decreto que emitió era legal, era proporcionado y nuestro Gobierno utilizará todas las medidas jurídicas a nuestra disposición para impugnar la decisión judicial”, dijo Pence a la emisora ABC.
El Departamento de Estado se vio obligado tras la decisión de Seattle a levantar la anulación de visado para entre 60.000 y 100.000 extranjeros afectados por el decreto de Trump. El Departamento de Seguridad Nacional ordenó por su parte la cancelación de “todas las acciones para implementar” el decreto de Trump, señala un comunicado oficial.
A los viajeros se les someterá ahora al mismo escrutinio que existía antes de la orden de Trump.
En general se espera que la disputa legal acabe en el Tribunal Supremo, por lo que es probable que Estados Unidos se encuentre en la fase inicial de una batalla judicial que podría ser larga.
(Con información de DPA)