Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

martes, 7 de febrero de 2017

El "espionaje" sobre amianto, apunta a Canadá, señalan los documentos judiciales


The Star

Traducción de Francisco Báez
Un hombre que se hacía pasar por un periodista comprensivo fue pagado para espiar a los grupos de derechos de los trabajadores que luchaban contra el amianto con un enfoque clave en las actividades en Canadá, afirman documentos judiciales.
Según un testimonio en la Corte Suprema de Inglaterra, un hombre británico identificado como Rob Moore recibió más de 700.000 dólares para llevar a cabo una campaña de espionaje de cuatro años contra figuras clave del movimiento global para prohibir el amianto, reuniendo información confidencial sobre su "financiación, objetivos, incluyendo estrategias de litigio ".
El subterfugio fue diseñado para pasar información a una corporación con intereses en la industria del amianto, afirman los documentos.
El tribunal escuchó que Moore identificó los planes de los grupos anti-amianto para Canadá, así como para Tailandia y la India, como "áreas claves de enfoque" en 2012, cuando fue contratado a través de una firma de consultoría de inteligencia, llamada K2, en nombre de una corporación, cliente que se cree que está basada fuera del Reino Unido. Actualmente hay una prohibición de publicación de la identidad de ese cliente.
Los demandantes, que son figuras prominentes en el movimiento internacional contra el amianto, están buscando daños agravados por incumplimiento de confianza y uso indebido de información privada. Moore, K2 y el cliente anónimo, son todos los demandados en la demanda civil. Las acusaciones no han sido probadas en los tribunales.
El periódico «The Guardian», de U.K., informó en diciembre, que se espera que K2 sostenga que la cantidad de información confidencial recolectada era pequeña y sólo tenía la intención de comprender mejor el movimiento anti-amianto.
En un correo electrónico a «The Star», Moore llamó a la disputa legal "desafortunada y complicada". Dijo que sería capaz de hacer frente a cualquier acusación cuando más detalles del caso fueron presentados por los reclamantes.
"Cuando pueda hacerlo, mi papel en las cuestiones contenidas en la reclamación debería ser más claro. En resumen, este caso aún no ha comenzado adecuadamente y los hechos completos aún no se conocen ", dijo.
"Tengo la intención de seguir el proceso de la corte y el procedimiento. Mientras tanto, no sería correcto discutir el caso a través de la prensa. Cualquier otro comentario sería prematuro".
Laura Lozanski, Oficial de Salud y Seguridad de la Asociación Canadiense de Profesores Universitarios, y abogada contra el amianto, dijo a «The Star» que Moore la contactó y se reunió con ella en septiembre, en su oficina de Ottawa. Dijo que afirmó ser un cineasta con interés en producir un documental sobre la campaña contra el amianto, incluso enviándole un enlace a un cortometraje en «YouTube» sobre las víctimas del amianto en la India, que aparentemente hizo para la Organización Mundial de la Salud.
"Parecía ser muy legítimo, así que no pensamos nada más", dijo Lozanski, quien posteriormente lo refirió a otros activistas canadienses contra el amianto. Fue un período clave para el movimiento, ya que aumentó la presión política que finalmente dio lugar a que el gobierno federal decidiera prohibir de la sustancia causante de cáncer, en diciembre.
"Hemos visto y oído hablar de las tácticas y la corrupción que tienen lugar para mantener este producto circulando, por lo que no fue una sorpresa, pero ciertamente no fue algo que hubiéramos ya experimentado", dijo Lozanski.
«The Star» ha investigado previamente el impacto de la exposición al asbesto de los ex trabajadores de las fábricas que lo utilizaron en una variedad de procesos de fabricación. Los efectos negativos sobre la salud, del carcinógeno, una lucrativa exportación canadiense hasta la última mina cerrada hace cinco años, eran bien conocidos en la década de 1920, y vinculados al cáncer de pulmón en 1955. El asbesto se ha relacionado con la muerte de 2.000 personas en Canadá cada año, según estudios financiados por la Sociedad Canadiense del Cáncer.
Rusia es ahora con mucho el mayor productor mundial de mineral carcinógeno, seguido por China, Brasil y Kazajstán.
269/5000
Lozanski dijo que ella y sus colegas habían hablado con Moore, en general, sobre su campaña para prohibir el asbesto. En diciembre, ella dijo que recibió un consejo: que había "alguien, dando vueltas, entrevistando a personas, que ahora estaba siendo demandado en el Reino Unido, por ser un espía corporativo".
"Fue él. Era la misma persona", dijo.
Linda Reinstein dijo sentirse traicionada, cuando se enteró de las acusaciones contra Moore, a quien conoció en su calidad de fundadora de la Organización de Concienciación sobre Enfermedades por Asbesto de los Estados Unidos. Ella estableció el grupo, después de que su marido Alan fue diagnosticado con mesotelioma - una forma agresiva de cáncer de pulmón que casi siempre es causada por la exposición al asbesto en el lugar de trabajo.
Reinstein le dijo a «The Star», que invitó a Moore, a quien ella entonces creía que era periodista, para asistir a la conferencia anual de ADAO, en 2013 y en 2015, incluso pagando 1,000 dólares por su vuelo, y renunciando a cobrarle sus cuotas de inscripción.
Reinstein y Lozanski dijeron que no sabían lo que Moore o su cliente podrían haber obtenido con su presunto espionaje.
"Realmente no tiene sentido. No estamos escondiendo nada, y todo el mundo sabe lo que estamos haciendo", dijo Lozanski.
Los demandantes del caso, en el Reino Unido, incluyen a Laurie Kazan-Allen, coordinadora de la Secretaría Internacional para la Prohibición del Asbesto, y un abogado que trabaja con víctimas del asbesto, en un país en desarrollo, y a quien se le ha concedido el anonimato, porque teme por su seguridad.
Según una declaración de un testigo, presentado a la Corte Suprema, en noviembre, por Richard Meeran, socio de la prestigiosa firma británica de abogados, «Leigh Day», Moore parecía estar tratando de "descubrir información que pudiera ser usada para sugerir que la red anti-amianto estaba siendo financiada por aquellos con un interés financiero adquirido en ella - a saber, los abogados y / o los que se encuentran en el mercado de sustitutos del asbesto".
El objetivo, dijo Meeran en su declaración, era "manchar y desacreditar a la red, a los ojos de los estados y de las organizaciones en las que trataba de influir".
La declaración del testigo también cita un informe supuestamente escrito por Moore, sobre el plan, codificado como «Proyecto Primavera».
Él escribió: "He sido capaz de identificar varias historias de noticias, ángulos, clavijas y temas que serían de interés genuino para un cineasta documental, y estoy seguro de que puedo entrar en este mundo con relativa facilidad y con un alto nivel de legitimidad y credibilidad".
También sugirió que pretendió acercarse a los grupos con una serie de temas documentales, para "hacer que mi entrada parezca menos deliberada y menos sospechosa".
"Si usted lee el sitio web de IBAS, detecta muy rápidamente un grado de paranoia (justificada) sobre las solapadas tácticas desplegadas por la industria del amianto, para socavar y acosar a sus críticos".
Según «The Guardian», los abogados de la firma de inteligencia que contrató a Moore, le dijeron al Tribunal Supremo, que los activistas contra el amianto también podrían ser despiadados y argumentaron que era necesario "contrarrestar la impresión de que se trata de un enfrentamiento entre la virtud ... y el vicio".
Lozanski dijo que su red de activistas canadienses era una coalición amplia e inclusiva, formada por grupos laborales, expertos en salud y víctimas del asbesto. Dijo que el encuentro con Moore fue una lección para ser "un poco más cauteloso en el futuro, sobre alguien con quien no estamos familiarizados".
"Pero no van a detener nuestro trabajo", agregó. "No van a tener un impacto en nosotros, que continuaremos haciendo lo que necesitamos hacer".
Fuente: The Star, 20-1-2017