Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

lunes, 6 de febrero de 2017

Muro Trump: ¿para detener epidemia silenciosa de heroína/fentanilo de los WASP?


Bajo la lupa
Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada 

Se desarrolla una titánica lucha doméstica por el alma de EU entre el binomio Pentágono/Trump y el otro de la CIA/Soros.
La CIA esta(ba) controlada por Daddy Bush y los mormones (grupo de Brent Scowcroft y Mitt Romney).
La nueva dirección de la CIA con Mike Pompeo, de la academia militar de West Point, puede significar el ocaso de los apátridas globalistas y su proyecto de gobierno mundial financierista, encabezados por el creador del caos global: Soros (https://goo.gl/83CZfN).
Foto
Joaquín El Chapo Guzmán Loera escoltado en Ciudad Juárez, 
Chihuahua, por policías mexicanos el 19 de enero pasado, 
uando fue extraditado a Estados UnidosFoto Afp
La CIA y su operador Soros dominan el mercado global de las drogas y habían pasado a la fase superior de su legalización mediante su impresionante control de multimedia desinformativos, mientras el Pentágono contempla la militarización del muro Trump para detener la grave crisis de epidemia por sobredosis de heroína y fentanilo.
Más allá del libro clásico La política de la heroína: la complicidad de la CIA en el comercio global de las drogas, del historiador Alfred McCoy (https://goo.gl/Murac1), el binomio Pentágono/Trump pretende imponer su agenda militarizada con la terminación del muro que rebasa el vulgar mercantilismo unidimensional del TLCAN.
Desde el aciago lanzamiento del TLCAN lo bauticé como TLCAN bis: de “libre cocaína (https://goo.gl/M6qNEh)”, que abrió el paso transfronterizo de las drogas y encumbró con su lavado a los bancos israelí-anglosajones desde Banco Stanford –vinculado al cártel del Golfo con el ex canciller efímero del locuaz Fox: ambos ligados a Soros (https://goo.gl/Op8Ff5)–, hasta el extinguido Wachovia que lavaba 125 mil millones de dólares al año en México (https://goo.gl/48x9YL).
Hoy los servicios financieros de los megabancos globales (sic) constituyen “el ala de los cárteles de las drogas (https://goo.gl/f0JYWU)”.
En el diagrama de ingresos del “México neoliberal itamita”, que coparticipó en la narcotización transfronteriza, el primer sitial lo devenga con creces el narcotráfico con un máximo oficioso de 150 mil millones al año (https://goo.gl/XyZ5Xy).
Los principales vencedores del TLCAN fueron los cárteles de la droga con su TLCAN bis.
¿Tendrá algo que ver la exportación de heroína negra a EU en la carnicería de Ayotzinapa?
En sincronía con el militarizado muro Trump se gestó el obsequio de El Chapo a EU, en vísperas del juramento del presidente 45.
La terminación del muro Trump, programado por Bill Clinton y construido en su tercera parte por Baby Bush (https://goo.gl/n7UF65), comporta dos guerras simultáneas: 1) una demográfica: para que el supremacismo racista de los blancos, 62 por ciento de EU, conserve su mayoría frente al 18 por ciento de latinos, cuyo 75 por ciento son mexicanos que es probable sufran el mismo trato ultrajante que los palestinos en Israel (a cargo de la construcción del muro festejado por el premier Netanyahu), y 2) guerra contra las drogas: ahora con la terminación del muro Trump, cuando destaca la silenciosa epidemia de heroína y fentanilo que ha devastado a los millennials de raza blanca en 90 por ciento, primordialmente los “ WASP (blancos protestantes anglosajones)”.
La publicación siquiátrica JAMA evaluó desde 2014 que en los recientes 50 años el “abuso de heroína ha migrado de las áreas de bajos ingresos urbanos con amplias poblaciones minoritarias a las áreas suburbanas más afluentes (sic) y a las áreas rurales primordialmente de blancos (https://goo.gl/Ifasoq)”.
En una vertiente del racismo taxonómico inherente a EU, cuando era monopolio de los afros, la epidemia era crimen y ahora que su prevalencia es de blancos (90 por ciento) se clasifica como enfermedad.
Según el NYT, la adicción a analgésicos opiáceos contribuyó a la expansión de la epidemia de heroína cuyas muertes alcanzaron 8 mil 260 en 2013, lo cual se cuadruplicó desde 2000: la peor epidemia de sobredosis de drogas en la historia de EU, que en su totalidad causan más muertes que las armas y los accidentes de automóviles, cuando los opiáceos y otros analgésicos matan 44 personas al día (https://goo.gl/LYpJpw).
Se calcula que de 2012 a 2013 casi 10 millones en EU usaron analgésicos opiáceos por razones no médicas.
Nuevo Hampshire es el estado más golpeado, seguido por Texas: 100 mil personas necesitan tratamiento –la naloxona, que revierte los efectos de la sobredosis–, cuando su sistema público sólo puede financiar a 4 por ciento.
El NYT imputa la producción de opio en México (sic) que se incrementó 50 por ciento en 2014, debido en parte a un apetito voraz en EU por la heroína y al incremento global cuando Afganistán aumentó su producción en 36 por ciento de 2012 a 2013.
Desde Afganistán hasta México, grandes proveedores de opio/heroína, el Pentágono libra sus guerras de diversos gradientes.
Tim Desmond, agente de la DEA, señala al cártel de Sinaloa de El Chapo de haber incrementado 50 por ciento la producción que distribuye en el noreste de EU: “los cárteles mexicanos han aprendido cómo fabricar su propio fentanilo al importar los químicos necesarios de China (https://goo.gl/RMZy50)”: las muertes en la parte central occidental de EU podían ser trazadas a un solo laboratorio en México y “una vez que la DEA cerró el laboratorio, cesó la epidemia de fentanilo (https://goo.gl/jtcQNM)”.
La BBC expone “que el cultivo (sic) de heroína en México se disparó 170 por ciento en sólo dos años (https://goo.gl/uGXWbX) y (https://goo.gl/iQCjDI)”.
Se desprende que la simulación de guerra de las drogas en los recientes 30 años es un estrepitoso fracaso en que contribuyeron los disfuncionales ex presidentes panistas Fox y Calderón.
El Pentágono pasa ahora a la fase de contención mediante el muro Trump.
La epidemia de prescripción de analgésicos alimentó el influjo de un opioide alternativo barato: la heroína, cuyo tratamiento fue obstaculizado debido a su estigma.
El fentanilo, opioide sintético 50 veces más potente que la heroína, provino de Canadá: otro miembro del TLCAN bis.
En Florida, capital de prescripción de medicamentos de EU, surgió en píldoras falsas de Xanax: las “píldoras de la muerte (https://goo.gl/uGwMLB)”.
Según World Drug Report de 2016, el uso de heroína en EU se disparó en forma alarmante en los recientes 20 años (https://goo.gl/P2cs2R). Una teoría de su disparo inculpa a la regulación de la prescripción de analgésicos opiáceos.
El reporte de la ONU juzga que existe una predisposición biológica (sic) a la drogadicción y a la depresión.
La heroína, que es ilegal, es también consumida en forma abusiva en las cárceles y su efecto colateral es que puede suprimir la respiración y llevar a la muerte.
Lo aberrantemente grave de la epidemia de heroína/fentanilo es que ha sido abordada por ultrarreduccionismos economicistas (con su fijación simplona de oferta y demanda) y criminales/penales (el fracasado Plan Mérida de Calderón), no se diga una serie de consumidores charlatanes que ignoran la anatomofisiología del cerebro, mientras dejan de lado a quienes más conocemos el tema: los profesionales de la salud mental/siquiatras/neurocientíficos, si es que es cierta la hipótesis de la predisposición biológica, para un enfoque de tratamiento integral, no visto como negocio financiero e instrumento de guerra del binomio CIA/Soros.
Twitter: @AlfredoJalifeR_
Facebook: AlfredoJalife