Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

lunes, 13 de febrero de 2017

Poder millenial



Alexander Naime Sánchez-Henkel
La Jornada 
El mundo está cambiando porque el poder está cambiando, en sus estructuras y en su percepción. Algunos países están retrocediendo porque no han tenido el valor y la visión de actualizar las estructuras e instituciones de poder que dominaron el siglo pasado.
Los argumentos sobre la transformación del poder se reducen a una variante: la tecnología. En realidad, la tecnología es sólo la herramienta de la época que revela el cambio de conciencia por la que pasamos, motivada por la tensión entre dos fuerzas: las estructuras viejas (poder) y las alternativas (ipoder).
El poder funciona como dinero. Sólo pocos lo acumulan en grandes cantidades. Y esa acumulación se cuida celosamente, hasta la muerte. Es un sistema cerrado, autoritario, exclusivo, monopólico, especializado, institucional, manipulativo, planeado, inaccesible para la mayoría y liderado por intereses elitistas. Es Captain America.
Los modelos del poder se basan, por simplificar, en el consumo. Una marca te persuade de comprar sus productos, un partido político o sindicato te convencen para votar por su candidato.
El ipoder opera diferente, más como una corriente de agua. Su fuerza proviene de su capacidad de incluir más corrientes. Es abierto, informal, colaborativo, responsable, transparente, esporádico, condicional, comunal, participativo, receptivo y consensual. Es Captain fantastic.
Los modelos del ipoder adquieren su fuerza de la creciente capacidad y deseo del individuo de participar en sociedad más allá del consumo pasivo de ideas y productos. El ipoder comunica y moldea contenido (Twitter, Facebook, YouTube); financia ideas y proyectos (crowdfunding, Kickstarter); crea alternativas (Uber, Airbnb) y comparte propiedad (Wikipedia, BitCoin).
Así, mientras que el poder monopoliza procesos de decisión, que son excluyentes y pasivos, para ejercer-producir los efectos que desea, el ipoder produce efectos sólo cuando existe consenso en una coordinación inclusiva. O sea, sin participación activa de una comunidad el ipoder no existe.
Conforme el ipoder se integra a tu vida diaria, nuevos valores y creencias surgen para confrontar lo tradicional. El mundo está alterado porque las estructuras viejas de poder se tambalean con el brote de nuevas formas de pensar y sentir el ipoder.
Hoy, un adolescente monta su canal de YouTube y contribuye a la sociedad como creador de contenido. En el sistema del poder tradicional el adolescente es un receptor pasivo de ideas, órdenes y silencios con mínima oportunidad de contribución, expre
sión válida o remuneración.
Para fortalecerse ante la embestida millenial, el poder ha tenido que adoptar algunas premisas del ipoder para sobrevivir. Como la transparencia, valor indispensable del ipoder. Todos los gobiernos y empresas hablan de la transparencia y presumen su rendición de cuentas, pero esto no es una característica del poder que por siglos operó y gobernó desde el ocultismo. Por ello no es contradictorio ver que Assange y Snowden, quienes ferozmente promueven la transparencia, son los más perseguidos por las estructuras viejas de poder.
Como últimos eslabones del viejo poder y los pioneros del ipoder, la generación millenial debe encabezar la transición: ellos crecieron, conocen y creen en las viejas estructuras de poder, y como todo humano del nuevo milenio también crecen, conocen, creen y crean alternativas de progreso y de poder.